img collage portada img collage portada

Participación Popular

Involucramiento del pueblo en los procesos de toma de decisiones de las instituciones estatales. En algunos casos, como los plebiscitos, se otorga a la decisión mayoritaria el efecto de obligar a la institución respectiva a adoptar el criterio de la ciudadanía, mientras que en otros, como las consultas, las opiniones o los antecedentes aportados por la ciudadanía son tomadas en cuenta por la autoridad para adoptar una mejor decisión.

Para que un mecanismo de participación ciudadana tenga un efecto democratizante o permita a las instituciones identificar la mejor solución posible a un problema, el grupo de personas que sea consultado debe ser representativo de la diversidad de la que se compone el conjunto relevante para la decisión. Sus resultados deben sistematizarse adecuadamente y la institución respectiva debe explicar fundadamente qué elementos de los resultados sistematizados serán incorporados en la decisión y cuáles no.

¿Cómo se organiza el Estado?

Derecho a voto

Uno de los derechos políticos más básicos. Consiste en la facultad que se reconoce a la ciudadanía de manifestar su voluntad a través del sufragio. En Chile, el voto es secreto, universal y voluntario, pero existen tres desafíos principales:

1. No hay mecanismos adecuados para asegurar la participación de toda la ciudadanía (por ejemplo, no pueden votar las personas privadas de libertad aunque mantengan vigentes sus derechos políticos y no hay ningún tipo de flexibilidad para quienes no pueden acercarse al local de votación durante el día de los comicios);

2. La participación electoral es muy baja en el país, lo que debilita las instituciones públicas; y

3. Solamente se contempla el voto como un mecanismo para elegir a las personas que nos representan en algunos órganos del Estado, mientras que los plebiscitos y otras formas de consulta existen en casos muy restringidos.

¿Cómo se organiza el Estado?

Libertad de reunión y derecho a la protesta

La Constitución y los Tratados Internacionales de Derechos Humanos aseguran a todas las personas el derecho a reunirse de manera pacífica, sin armas y sin permiso previo. Este derecho, junto con la libertad de expresión, son la base del derecho a la protesta, que constituye un pilar fundamental de la democracia, ya que permite a las personas participar de discusión pública a través de las manifestaciones.

¿Cómo se organiza el Estado?

Libertad de asociación

La Constitución y los Tratados Internacionales de Derechos Humanos aseguran a todas las personas el derecho de asociarse libremente, creando organizaciones que les permiten participar de la vida pública en conjunto, como fundaciones, sindicatos, partidos políticos y otros.